Press "Enter" to skip to content

¿Qué fueron la Edad de Piedra, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro?

—Robert Carter / Creation Ministries International

Herramienta de piedra
Foto: museum digital:baden-württemberg

A los arqueólogos les gusta dividir el tiempo en “edades”. Esto puede resultar bastante confuso para los inexpertos, por varias razones. Primero, ayuda a reforzar la idea de grandes periodos de tiempo. Después de todo, una “era” no puede durar unas cuantas décadas, ¿verdad? Dividir la arqueología en periodos de tiempo también hace que la gente piense que estos periodos fueron en todo el mundo, lo que no es del todo cierto.

Podemos descartar fácilmente la “Edad de Piedra” como una narración evolutiva. Los secularistas creen que durante millones de años el hombre evolucionó lentamente a partir de los monos y no fue lo suficientemente inteligente como para hacer nada más que toscas herramientas de piedra. Sin embargo, muchas de las herramientas de piedra que encontramos exhiben técnicas sofisticadas de descamación, y sus flechas y lanzas nos dicen que entendieron los principios de la aerodinámica. Uno también se pregunta por qué la gente tardó tanto en darse cuenta de cómo ir más allá de esas toscas herramientas cuando el ADN de los huesos antiguos revela que eran, en esencia, genéticamente idénticos al hombre moderno.

En realidad, la “Edad de Piedra”[1] en el Medio Oriente existió por un tiempo muy corto (de unas pocas décadas a un siglo) después del Diluvio, antes de que las personas pasaran al Calcolítico o Edad de Cobre. La Edad de Piedra duró más en lugares que estaban más alejados del centro de la dispersión de Babel. Posiblemente las culturas perdieran parte del conocimiento antiguo a medida que se extendían por el mundo. Además, el progreso industrial generalmente es más rápido cuando hay más personas presentes.[2] Las redes comerciales, los escritos y todas las formas de la “civilización” conducen al progreso. Pero aquellas personas que se alejaron más de Babel se quedaron en un nivel tecnológico menos avanzado por más tiempo. Además, estas “edades” en realidad no son tan antiguas.

Según la Biblia, los israelitas salieron de Egipto durante la Edad de Bronce. Cualquiera que esté familiarizado con la historia de Grecia conocerá lo que es la Edad de Bronce. Este fue el escenario de la civilización micénica y las guerras de Troya (en parte mitológicas). Sin embargo, la mayoría de los eventos más famosos ocurrieron más tarde, en la época de la “Antigüedad clásica”. [VIII a.C – V d.C.] Las Guerras del Peloponeso libradas entre Atenas y Esparta, el breve retraso del vasto ejército de Persia por parte de los 300 espartanos en las Termópilas, las vidas de Aristóteles, Platón y Sócrates… Todos estos eventos son posteriores a la Edal de Bronce.

El bronce se siguió utilizando aún después de la Edad de Bronce. Un ejemplo son las armaduras de los hoplitas espartanos, ciudadanos-soldado de las ciudades-estado griegas. Algunos de estos eventos de la antigüedad clásica son contemporáneos con la historia del rey David (que vivió en la “Edad de Hierro” alrededor del año 1000 a. C.; véase 1 Samuel 13:19–23), o incluso con la de Ester, ¡pues fue su rey quien invadió Grecia y originó algunas de esas famosas historias!

Linea de tiempo-edades históricas
Las edades prehistóricas e históricas fueron fabricadas para dar una apariencia de evolución humana. No obstante la Edad de Bronce y la Edad de Hierro no fue tan diferente como nos explican. El hierro apareció antes de lo estipulado y el bronce continuó con la Edad de Hierro. [Diagrama y descripción por el traductor]
Si el Éxodo ocurrió en la Edad de Bronce, y la Edad de Hierro estaba en funcionamiento en la época del rey David, estas épocas deben compactarse en unos pocos siglos. Por ejemplo, solo transcurrieron 480 años entre el Éxodo y la construcción del Templo por parte del hijo de David, el rey Salomón (1 Reyes 6:1). Los arqueólogos lo saben. Es sólo el público en general el que parece estar confundido.

Otro problema con estas edades es que cada lugar tiene un tiempo diferente. Es decir, no hay una Edad de Hierro global. El esquema de las edades fue ideado para el Antiguo Cercano Oriente (p.ej., Israel) y no se aplica necesariamente en todas partes. Algunos lugares se han saltado eras, ya que estuvieron expuestos al comercio o la invasión de civilizaciones más avanzadas.

Debido a esto, no podemos comparar a la China de la Edad de Hierro con la Israel de la Edad de Hierro. La idea aceptada es que las civilizaciones se desarrollan a través de una serie de pasos (avanzando desde el uso del cobre al bronce y al hierro), no que todas las civilizaciones del mundo hayan alcanzado esos pasos al mismo tiempo. Por lo tanto, un lugar en el mundo podría estar en la Edad de Bronce mientras que otro podría estar en la Edad de Hierro. De hecho, a pesar de que estamos en la “Era espacial”, hay personas en la tierra hoy en día que todavía viven en lo que se llamaría una cultura de la Edad de piedra.

La “edad” en la que se encuentra una civilización tampoco tiene nada que ver con la inteligencia. La llegada de los europeos a las Américas provocó que los nativos americanos fueran diezmados por plagas como la viruela. Después de haber un asentamiento considerable, los europeos posiblemente causarán la muerte de un 90% de la población original. Cualquier cultura que sufra un colapso como éste experimentará una gran pérdida de conocimiento, comercio, industria y “civilización”.

También hay lugares en el mundo donde el desarrollo de tecnologías avanzadas se ve obstaculizado por la falta de rutas comerciales; falta de recursos industriales; falta de actitudes sociales, presuposiciones y comportamientos que ayudan a desarrollar la ciencia; o la presencia de enfermedades debilitantes como la malaria. Y, sin embargo, es la inclinación natural del hombre pecador pensar que cualquier cultura que no sea tan avanzada tecnológicamente debe consistir en individuos que, en promedio, son intelectualmente inferiores. En cambio, todos los grupos de personas tienen la misma inteligencia. [3] La inteligencia, el conocimiento y la tecnología no son las mismas cosas.

La gran falacia del concepto de las edades surge al ignorar la historia real de la Biblia. Mucho antes de Babel, incluso antes del Diluvio, Tubal-Caín, hijo de Lamec y Zilla, “fue el forjador de todos los instrumentos de bronce y de hierro” (Génesis 4:22): ¡una Edad de Bronce y Hierro antediluviana!

Qué es el bronce

Casco corintio de bronce
Foto: David Aaron – www.davidaaron.com

El cobre puro es fácil de encontrar en algunas partes del mundo, pero es un metal muy blando. También se corroe rápidamente. Sin embargo, si lo mezclamos con un 12% de estaño, obtenemos el bronce, una aleación fuerte y liviana que se puede verter o martillar en muchas formas diferentes.[4] La Edad de Bronce posterior a Babel comenzó después de que alguien descubrió esto, pero requirió muchas rutas comerciales. Para la Edad de Bronce del Mediterráneo, el estaño a menudo procedía de las Islas Británicas. El cobre se extraía a menudo en España o Egipto, e Israel tenía importantes minas de cobre al sur del Mar Muerto. El control de esta área trajo una riqueza fantástica al rey David, quien acumuló enormes cantidades de bronce (1 Crónicas 22), y más tarde al rey Salomón, quien hizo que sus artesanos fabricaran toros enormes, una vasija gigante y columnas de bronce que se colocaron en el Templo (1 Reyes 7). Pero David y Salomón vivieron en la Edad de Hierro, por lo que no está tan claro que las Edades del Hierro y del Bronce sean tan distintas. Para la Edad de Bronce china, se cree que el estaño provino principalmente de China, pero hicieron su bronce mezclando cobre con arsénico antes de pasar a usar el estaño.

Pocos implementos de bronce han sobrevivido a los siglos, en gran parte debido a la “enfermedad de bronce”. Este es un proceso de corrosión irreversible y casi imparable que le sucede al bronce cuando entra en contacto con cloruros (del agua salada o del suelo). También es contagiosa; es decir, una pieza de bronce no afectada puede contaminarse si entra en contacto con una pieza afectada por la enfermedad de bronce.

El bronce fue reemplazado por el hierro en la región del Mediterráneo en gran parte porque se interrumpió el comercio del estaño. El hierro no necesita ningún elemento de aleación, y esto superó el hecho de que el hierro puro no es tan duro como el bronce. Pero una vez los herreros descubrieron cómo mezclar la cantidad adecuada de carbono, se formó el acero, que es más duro y resistente que el bronce.

Notas y referencias

  1. Tenga en cuenta que todas estas edades tienen múltiples subdivisiones. Por ejemplo, el término técnico para la Edad de Piedra es “paleolítico” (del griego παλαιός [palaios] y λίθος [lithos], literalmente “piedra vieja”). De allí se derivan términos como mesolítico, neolítico, epipaleolítico, etc. La Edad de Cobre, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro tienen sus propias subdivisiones.
  2. Se reconoce que la pérdida de tecnología es más probable en un pequeño grupo migrante, véase Wieland, C. «Culture clashCreation 17.3(1995): 42–44. Print.
  3. Carter, R., «Una tesis preocupante: Nicholas Wade impulsa una visión antigua del origen de las razas. Una reseña de A Troublesome Inheritance: Genes, Race and Human History» por Nicholas Wade, J. Creation 28.3 (2014): 26–30.
  4. El arsénico era un elemento de aleación más antiguo, pero el estaño es mucho mejor y mucho menos tóxico. El bronce también puede contener manganeso, aluminio, níquel, fósforo, silicio o zinc. En épocas anteriores, el término “latón” se utilizaba para la aleación de cobre y zinc.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.