Warning: Undefined array key "@id" in /home/thinyemz/enguardia.org/wp-content/plugins/seo-by-rank-math/includes/modules/schema/class-frontend.php on line 252
Press "Enter" to skip to content

(6) El idealismo

Caspar David Friedrich

El último anticristo: el cesar venidero

¿Deberíamos estar buscando a un anticristo de verdad?

—Don Stewart (educatingourworld.com)

Este artículo es una traducción del sexto capítulo del libro The Final Antichrist, escrito por Don Stewart. Para leer otros capítulos diríjase al final de este artículo.

Una forma de ver los eventos predichos en las Escrituras es interpretarlos de una manera no literal. Muchos han aplicado esta interpretación técnica al libro del Apocalipsis. Esto se conoce como la visión idealista o la visión atemporal.

El problema: ¿interpretar literalmente o no?

La cuestión clave para responder a esta pregunta sobre el tema de la bestia, el Anticristo, así como otros eventos contenidos en el libro de Apocalipsis, es si debemos o no interpretar la Biblia literalmente. La interpretación literal lleva a la conclusión de que el anticristo es una persona que va a entrar en el escenario.

Por otro lado, espiritualizar o interpretar a las personas y los eventos de una manera no literal hace pensar que el anticristo no es una persona.

Aquellos que tienen una visión idealizada del libro de Apocalipsis ven todo el libro como una simple descripción de la lucha constante del bien contra el mal. El libro de Apocalipsis enseña que vamos a ganar al final, pero no hay marcadores de tiempo que nos digan cuándo se obtendrá la victoria. Es una lucha eterna.

De hecho, según el idealismo, las Escrituras no nos dan ninguna referencia temporal con respecto al futuro. En consecuencia, creen que es un error intentar entender las diversas referencias de los eventos de una persona, que ya ha llegado a la historia o vendrá en algún momento en el futuro, como algo literal.

Por lo tanto, generalmente asumen que el anticristo es una fuerza o sistema maligno. Las referencias a la bestia y sus acciones se interpretarán de manera simbólica y no literal. Todo es simbólico.

No hay un anticristo físico en el sistema idealista

Siendo este el caso, ¿debemos entender al anticristo como una mala influencia o un sistema religioso malvado? Hay quienes defienden una u otra postura. Sin embargo, insisten en que no deberíamos estar buscando una persona histórica real, o un sistema religioso histórico para cumplir lo que está escrito sobre el anticristo, la bestia. El libro de Apocalipsis no está destinado a ser entendido de esa manera.

Algunos problemas con la visión idealista

Hay una serie de objeciones que se plantean contra la visión idealista. Las principales se pueden resumir de la siguiente manera.

1. Los idealistas interpretan de manera inconsistente

Para empezar, no son consistentes en su interpretación. Los idealistas interpretarán la mayor parte del libro de Apocalipsis simbólicamente. Sin embargo, los pasajes que hablan de la segunda venida de Jesucristo a la tierra los interpretan de manera literal. Creen que Él regresará literalmente.

Sin embargo, una vez se admite que algunos de los pasajes no son simbólicos, sino que deben interpretarse literalmente, deberían dar razones explícitas de porqué la mayoría de pasajes deben entenderse de manera no literal. Los idealistas nunca han hecho esto de manera convincente.

2. Las palabras no significan lo que dicen

Además, se hace difícil mantener la posición de que las palabras realmente no significan lo que claramente parecen significar. Según el idealismo, «días» no significan «días», las «doce tribus de Israel» no significan «las doce tribus de Israel», el número «mil» no significa «mil», el «templo» sí significa «el templo», «dos períodos de tres años y medio» no significa realmente «tres años y medio», los «dos testigos» no son realmente dos personas y la «bestia, el anticristo» no es realmente una persona, etc.

Los idealistas no creen que estos puedan ser lugares, tiempos y personas históricas. Estas referencias se ven como símbolos que pueden referirse a varios lugares, personas y eventos a lo largo de la historia, pero no se refieren exclusivamente a ningún lugar, persona o evento en particular.

El problema está en determinar qué significan. Este es el error fatal del idealismo. Nadie puede ponerse de acuerdo sobre lo que estos símbolos representan realmente. En lugar de llegar a un consenso sobre el significado de estos símbolos, los comentaristas se contradicen entre sí. Esto revela el poco sentido que tiene este método de interpretación. Si un símbolo puede significar cualquier cosa y todo a la vez, ¡entonces no significa nada! Esto es el resultado del sistema idealista.

Por lo tanto, la comunicación de Dios, la Biblia, ahora queda en manos de cada lector para que le dé su propio significado. No es de extrañar que los intérpretes que ven la profecía bíblica de una manera idealista no lleguen a un consenso.

3. Hay un objeto literal detrás de cada símbolo

Nadie descarta el hecho de que hay símbolos en las Escrituras. Sin embargo, cuando alguien dice que un pasaje es simbólico, la pregunta que se les debe hacer es: «¿Simbólico de qué?» El símbolo tiene que significar algo.

La cuestión, por supuesto, es esta: ¿qué significa? El hecho de que quienes sostienen la visión idealista no puedan llegar a ningún consenso sobre el significado de estos símbolos hace que su método de interpretación sea muy sospechoso.

El anticristo debe entenderse como una persona literal que aún está por venir 

La conclusión es que el idealismo no es la forma de interpretar las referencias que vemos en el Nuevo Testamento sobre la bestia, el anticristo. Estamos tratando con una persona que está por llegar, no con un símbolo o una idea.

Por lo tanto, el idealismo no proporciona una respuesta real en cuanto a la cuestión del anticristo.

Nota del traductor: Aunque la interpretación alegórica no es nueva, el idealismo tomó fuerza a mediados del siglo diecinueve. Uno de los personajes en introducir el idealismo fue F.D. Maurice (1805-1872), quien interpretó el Reino de los Cielos como un símbolo que representa la mejora general de la sociedad, en lugar de un reino físico y político. Maurice, uno de los fundadores del Cristianismo Social, fue despedido de sus cátedras debido a su liderazgo en el Movimiento Socialista Cristiano. Sus Ensayos Teológicos (1853) fueron también criticados por su «heterodoxia». Por otro lado, el calvinista Karl Barth (1886-1968), quien en un principió abrazó el cristianismo liberal, creyó que el apocalipsis representa verdades existenciales que trae esperanza al individuo, más que como historia o como historia futura.


Capítulos anteriores

1. ¿Quién o qué es el anticristo?
2. ¿Por qué es importante estudiar sobre el anticristo?
3. El anticristo en la historia de la iglesia
4. Las diferentes visiones de la venida del anticristo
5. El preterismo

Capítulos siguientes

7. El historicismo
8. ¿Es el Papa o la Iglesia Católica el anticristo?
9. El anticristo está aún por llegar—la visión futurista
10. ¿Será el anticristo un descendiente de Satanás?
11. ¿Será el anticristo el hijo de Satanás?
12. ¿Fue Nerón el anticristo?

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.